Una de las enfermedades más graves y silenciosas que sufre la humanidad en la actualidad, es la diabetes. Esta se presenta cuando el nivel de glucosa en la sangre es muy alto. El cuerpo humano produce una sustancia llamada insulina, en el páncreas. Esta sustancia (hormona) ayuda que a que la glucosa de los alimentos ingrese en el metabolismo de las células del cuerpo y pueda usarse como energía. Si bien, los procesos bioquímicos hacen que la glucosa se aproveche por el cuerpo humano, en ocasiones no se produce esta insulina, y la glucosa se queda en la sangre.

A largo plazo, los niveles altos de glucosa en la sangre causan problemas de salud en el corazón, los riñones, ojos, etc. y dependiendo del grado de afectación en los órganos, pueden llegar ser problemas mortales. La diabetes no tiene cura, sin embargo, puede ser controlada mediante un estricto régimen establecido por un médico especialista, y así llevar una excelente calidad de vida.

Los principales tipos de diabetes son:

Diabetes tipo 1. El sistema inmunitario ataca y destruye las células del páncreas que producen la insulina. Los pacientes necesitan administrarse dosis de insulina todos los días para sobrevivir.

Diabetes tipo 2. Es el tipo más común de diabetes, ataca a cualquier edad. Aquí, el cuerpo no produce o no utiliza la insulina de manera adecuada.

Diabetes gestacional. Este tipo de diabetes es diagnosticado a algunas mujeres durante su embarazo. Aunque por lo general desaparece después de que nace el bebé, es muy probable que la madre sufra diabetes tipo 2 más adelante.