Una de las afecciones respiratorias más comunes en la actualidad es el asma. En realidad, las vías respiratorias del paciente se inflaman y empiezan a producir una mayor cantidad de mucosa. El asma ocasiona silbidos en el pecho, periodos de dificultad para respirar y tos. Por lo general se presenta en la noche o en las mañanas al despertar, sin embargo, si el paciente toma el tratamiento adecuado, puede llevar una buena calidad de vida. Por el contrario, si no se atiende oportunamente, podría ocasionar daños graves y permanentes en los pulmones.  

Existen diversos factores que producen el asma, desde una simple infección respiratoria, humo automotriz y polvo común, hasta productos o sustancias químicas que pueden encontrarse en algunas industrias. Otros elementos que deben tomarse en cuenta son: medicamentos, polen, ácaros, etc.  

Si bien cada paciente es diferente, los síntomas del asma pueden ser categorizados como leves, moderados o graves, lo más comunes son:

  • Dificultad para respirar
  • Jadeo
  • Opresión en el pecho
  • Tos persistente